En esta experiencia de tres días, entre 100 y 200 jóvenes de diferentes realidades se encuentran para habitar el tiempo y la mirada de la infancia y desde el juego, los cuentos, la pintura, el pensamiento, la escritura y la fotografía redescubren la realidad como donación, recuperando la capacidad de asombro.

Esta experiencia, a diferencia de las demás en Scholas, no tiene un nombre prestablecido, –como un niño al encontrarse una caja de cartón– cada grupo de jóvenes en todo el mundo la va nombrando a partir de lo vivido. En el caso de Italia ha tomado el nombre de Ieri Ancora (Ayer todavía).

Ver: Programa «_ _ _ _ _ _ «