$0.00 donados
0 Donantes

Esta experiencia es un llamado a “volver al surf”.

Concebido como algo más que un deporte, el surf nace como un rito, como la práctica espiritual de un pueblo. La posibilidad de adentrarse en el caos del océano y fluir con su devenir. Ser naturaleza con la naturaleza.

El surf es la vida en su dimensión de incertidumbre y de instante. El océano es el libro del surfista, su tabla una pluma y cada ola, un poema.

Scholas Surf propone, por un lado, un retorno al contacto con el océano como aquello que nos trasciende y al descubrirnos como parte de un todo nos salva del encierro; y por el otro lado, religarnos con nuestros sentidos y armonizar la mente, el cuerpo y el espíritu que nos pone en contacto con nosotros mismos y con la humanidad toda.

El Surf Club de Scholas en Tofo, Mozambique, fue el origen de esta experiencia y hoy, además de enseñar la práctica del surf, genera espacios de expresión artística y atención social para alejar a los niños del alcohol, las drogas y la delincuencia.

Scholas representa hoy en Tofo un lugar de pertenencia para los niños de un pueblo que no contaba con espacios donde encontrarse y alimentarse física y espiritualmente.