$0.00 donados
0 Donantes

Desaparece al inicio la pregunta “¿qué vamos a pintar?”, para dar paso al caos que impide el proyecto de repetirnos. Los cuadros terminan siendo el resultado de un recorrido que –al romper con los estereotipos, símbolos y lenguajes preestablecidos– pone en crisis la concepción de uno mismo y de la realidad, posibilitando con cada obra una nueva interpretación.

Cada mural es testimonio del encuentro de las diferencias conviviendo en un mismo lienzo. Es custodio de un modo único de ver la realidad. Es portador de una nueva verdad, de un nuevo sentido.

Una Bella Jugada

Una bella jugada son historias de vidas apasionadas, creadoras de sentido, de encanto, de belleza. Son personajes que pasan por este mundo conmoviéndonos, dejándonos su color, su creación, su jugada… Historias que inspiran, y nos invitan a comprender cada vida como obra de arte; única, y por tanto, bella. 

“Una Bella Jugada” sale a la búsqueda de una vida conmovedora, de cualquier disciplina, que haya sido fiel a su pasión y al encarnarla haya regado de belleza al mundo. Desde una tela en blanco y por medio de líneas, formas y manchas, el personaje nos pinta su bella jugada. Partiendo de este estímulo visual, y desconociendo su origen, un grupo de jóvenes resignifica la jugada, transformándola en un mural. Toda la experiencia es documentada desde una mirada poética, creando una obra audiovisual inédita.

Pintaron su bella jugada, entre otros, el Papa Francisco, Maradona, Ronaldinho, René Houseman, Eric Abidal, Fabio Cappello y Hugo Mujica.